Refugiado sirio pobre ahora es pequeño empresario

| |

En la actualidad, son muchos los refugiados provenientes de Siria que están pasando por momentos difíciles. Hace unos cuantos meses, Abdul Halim al-Kader era uno de ellos, pues había huído hacia la ciudad de Beirut, en el Líbano, junto con su pequeña hija y otro hijo. Allí sobrevivía vendiendo bolígrafos en las calles y fue de esa manera como lo encontró Guissur Simonarson, un hombre que le tomó la fotografía que puedes ver a continuación. En ella aparece Abdul con su hijita dormida en su hombro mientras ofrece algunos bolígrafos. La imagen es bastante desgarradora.

refugiado

Guissur publicó la foto en su cuenta de Twitter donde rápidamente se hizo viral, conmoviendo a millones de personas. Luego de que la imagen le diera la vuelta al mundo, él decidió abrir una página para recaudar fondos y ayudar a este desesperado padre.

Al principio la idea era juntar unos 5 mil dólares pero pronto se superó esa meta, y muchísimas personas donaron más de 191 mil dólares. Abdul utilizó buena parte de ese dinero comprando tres locales pequeños, en los que ha instalado un puesto de Kebab, una fonda y una pastelería. Gracias a eso también pudo emplear a otros dieciséis refugiados sirios. También pudo mudarse a un apartamento modesto junto con sus hijos y sacarlos adelante.

refugiado2

Sin embargo, no todo ha sido fácil para él. Las autoridades en Líbano le han cobrado demasiados impuestos y se sabe que solo ha recibido un 40% de todas las donaciones. Un amigo es quien lo asiste para pasarle poco a poco algunos depósitos, ya que los refigiados como él no pueden abrir tan fácilmente una cuenta bancaria en donde se encuentra.

A pesar de todo, la vida le sonríe y le ha permitido recuperarse económicamente de manera lenta pero segura. Él está muy agradecido y dice que «cuando Dios quiere concederte algo, lo consigues».

Previous

Roban auto con niño adentro, pero lo dejan en su escuela

Esta familia no se ha cortado el cabello en años

Next

Deja un comentario